Amenazas para tu salud bucodental

La boca no es sólo importante por ser el inicio del proceso de la digestión. Además de la masticación se trata de un elemento crucial en las relaciones humanas. Unos dientes sanos y cuidados nos facilitan la comunicación con los demás. Las bocas con graves defectos o con mal aliento, suponen una barrera psicológica en este aspecto.

Ambas son razones de peso para cuidar nuestra salud bucodental. Vamos a realizar un repaso por algunas de las amenazas que, si no mantenemos unos buenos hábitos y una higiene correcta, pueden mermar nuestra boca.

Una de las principales amenazas es la del tabaco. Según un estudio publicado en la revista “Journal of Dental Research”, los hombres fumadores tienen cuatro veces más posibilidades de perder piezas dentales que quienes no prueban los cigarrillos. En el caso de las mujeres, el riesgo se multiplica por dos.

Otro elemento perjudicial es el vino. En el caso del tinto, está comprobado que altera el color de los dientes. Pero parece que tanto este como el blanco pueden provocar una erosión ácida que ataca la parte exterior de nuestras piezas dentales y puede atravesar el esmalte y llegar hasta la dentina, provocando las temidas caries. Lo cierto es que otros estudios han comprobado que la ingesta controlada de vino, mantiene a raya las bacterias que se encuentran en nuestra boca.

La pigmentación también la producen infusiones calientes como el café y el té. Se trata de bebidas que contienen gran cantidad de taninos. Su efecto dependerá de la frecuencia de ingesta que realicemos.

Las bebidas azucaradas, entre las que se encuentran también las energéticas, son un riesgo que debemos limitar lo máximo posible. Al daño que produce el azúcar hay que sumarle el del ácido cítrico, que actúa eliminando el calcio de la superficie de los dientes.

Share This